domingo, 14 de agosto de 2016

Leyenda de los dos amantes


Como tiernas babosas de la campiña,
ella y él se enroscaron húmedamente
y él dejó de ser hombre, como ella niña,
para ser uno solo completamente.

Desde todos los puntos que los juntaban,
se saborearon tanto y con tal delicia
que las horas de vida que les quedaban
decidieron pasarlas en la caricia.

A menos de un suspiro del tibio abrazo,
el resto de la historia se debatía
en átomos, galaxias y otros acasos
que encontraron certeza justo aquel día.

Y se hicieron leyenda los dos amantes,
enroscados eterna y húmedamente.
Nada pudo tocarlos detrás de guantes.
Sólo pueden saberlo los igualmente.

Silvio Rodríguez






 

No hay comentarios.: